CRONICA DE LOS 101 KM CONTRA LA DROGA

CRONICA 101 KM LA LEGION RONDA


Mientras camino hacia el Estadio donde comienza la prueba, en mi memoria llega al igual que en las películas que nada más comenzar te poner un rotulo que dicen “five year later”.

Todo empezó hace cinco años cuando un día mientras estaba paseado por la calle Santa Eulalia en la localidad de Mérida me encontré a varias personas que llevaban a sus espaldas un dorsal y una cara de cansado indescriptible, en aquellos momentos pensé que como unas personas que llevaban un dorsal no fueran haciendo otra cosa que andar. Luego me entere que estaban haciendo la milla romana de Mérida y que en los momentos que yo los vi llevaban 97 ó 98 kilómetros andados.

Desde entones hasta el día de hoy ha transcurrido mucho tiempo, entre otras cosas perder mas de 18 kilos y dejar de fumar 2 paquetes de tabaco al día, vuelvo nuevamente a la realizada ya en el Estadio de Fútbol de Ronda me encuentro impresionado nada más entrar por la primera puerta y ver a los legionarios.

Seguía las indicaciones de los legionarios pero aturdido ante tanta gente y tantas indicaciones, que si entras en la primera puerta tanto los marchadores como los ciclistas, que si debes dirigirte a los camiones-roperos que llevan tu mochila, ¿pero donde si hay tres camiones?, decía yo, leí, que si uno para Setenil, que si otro para el cuarte y el ultimo para cuando llegas a la meta.

Bueno terminada dos de las tres colas me dirijo a la siguiente fase, puerta para los marchadores y puerta para los ciclitas, me encamino hacia la de los marchadores donde existe otra cola para acceder al campo de fútbol, por fin estoy dentro ya está ¿no?, nada de eso, me entra ganas de soltar algo de líquidos, yo creo que era más por los nevios, me pongo en la cola para ir al servicio, pasado diez minutos me dice un legionario:

los caballeros tiene habilitado otros servicios en otro lugar, y allí me dirijo,

Me encuentro otra cola, mientras tanto charlo con un canario que era la primera vez que la hacia al igual que yo, nos contamos nuestras batallitas, contándome que había hecho la la Transcaria, transcurrido al menos otros 15 minutos evacuo dos gotitas - para eso tanto esperar-, compruebo que no me sobraba ningún líquido era los nervios.

Son las 10,30 y tras los discursos pertinentes y los respectivos VIVAS salen de forma neutralizada los ciclistas, mientras tanto los marchadores ocupamos el espacio que dejaban los ciclistas, las gradas estaban llena de familiares que estaban expectante, todos animando y saludando a sus seres queridos, en sus rostros se aprecia que se encontraban muy orgullosos de esa persona que iba a realizar la prueba.

A las 11,05 salimos los marchadores, los aplausos y ánimos tronaba en todo el estadio, en esos momentos afloran sentimientos y recuerdos, te acuerdas de tu mujer e hijo que te han apoyado durante estos meses, no los quieres decepcionar y solamente piensas el sacrificio hecho sirva para algo. Comienzo la andadura con el dicho “hasta el rabo todo es toro”.

Salimos a una Avenida donde se encuentra los rondeños animando sin para a todos los que pasamos, se agradece de corazón esos ánimos. No tenía pensado comenzar tan pronto a correr pero la marea de gente y los ánimos que te dan hacen nos hace cambiar de idea.

Tras pasar por el Puente Nuevo comienza una bajada que nos lleva fuera de la ciudad, donde comienza una subida que nos hace calmar la euforía que llevabamos, en la coronación de la cuesta te encuentras con una familia que estaba dando caramelos a todo el que pasaba, gracias.

La hilera multicolor se va alargado conforme transcurre los kilómetros, ya en el túnel de la Naveta me encuentro que el primer corredor ha hecho el bucle, nos lleva de ventaja 12 km.

En el avituallamiento del Circuito Ascari pasamos el primer control y hacemos una parada mas prolongada, la organización nos abastece de un bocadillo de jamón Cork y media tableta de chocolate. Una vez repuesta las fuerzas en el km 23 continuamos nuestra marcha en pequeño descenso hasta Arriate. De modo intermiten nos cae unos buenos chaparrones.

Pasado Arriate comenzamos el ascenso por la cuesta de los cochinos, se llama así porque existe una finca con estos animalitos, son seis kilómetros de subida infernales, que nos lleva hasta el avituallamiento del Cortijo del Polear donde comienza un descenso hasta Setenil. En este este pueblo los habitantes se vuelca con los participantes, que manera de animar. Nuevamente la organización nos da un bocadillo de jamón Cork y queso con una coca-cola.

Aquí está el camión-ropero, cogemos unos calcetines secos y reponemos fuerzas. Llevamos 53 kilómetros y comenzamos otra vez nuestra andadura, con un perfil bastante alto.

Por el camino comienza haber zonas con muchos charcos, en concreto en el avituallamiento del Río Peña o la Sanguijuela tuvieron que poner unos tablones para que podamos pasar. Como dato a destacar en este punto una señora le resultaba difícil pasar por los tablones, por lo que un legionario sin dudarlo se metió en el charco y le dio la mano para que se apoyara y pudiera pasarlo.

En el avituallamiento de Chinchilla en el kilómetro 67, comienza a oscurecer y nos ponemos el frontal, comienza una fuerte lluvia por las pendientes abajo que nos lleva hasta el acuartelamiento, la gente comienza a resbalar y a tener caídas, comienza el juego de perseguir a la madre, todo el mundo va por donde va el que te precede, afortunadamente con el bastón evito mas de una caída.

En la entrada al cuarte veo a familiares de los participantes que esperan su llegada, entro por la puerta y me encuentro a un marchador al que pregunto dónde se encuentra el comedor, después de la indicación me dice que se ha retirado y que está esperando al camión que le lleve a Ronda, le animo a seguir pero parece que lo tenía muy claro que quería abandonar.

En el cuartel el parónoma es dantesco, una mujer se encuentra medio desvanecida, sin poder andar y ayudada por dos legionarios, otro tirado en el suelo, otro con una mata-térmica. Me acerco hasta donde esta la comida y un cocinero muy amable me atiende, tienen varios platos (perritos calientes, sopa caliente, ensalada de arroz, dulces), Repuesto las fuerzas, y tras cambiarme las zapatillas por botas de montaña, ya que me han recomendado debido al barro que existe a partir de estos momentos y abrigarme con otra camisa de tres capas, salgo del cuartel, en este recorrido comienza un bucle donde te encuentras a los marchadores que vienen de vuelta, me llevan mas de 18 kilómetros de distancias, que monstruos, nos vamos animando en los cruces y me advierte del barro que me espera.

En el camino y aproximadamente a la 1,30 de la noche y lloviendo a cántaros me encuentro una pareja que en mitad del campo y sin apenas luz me aplauden y me dan ánimos, en esos momentos solo me sale una cosa, aplaudirle a ellos y darle las gracias.

Sin darme cuenta debido a la oscuridad de la noche llego a las primeras cuestas que nos llevan a Montejaque, no son más de 3 km de subida, pero vaya subida, las fuerzas son pocas y las cuestas muy empinada sin ningún descanso.

En este camino me encuentro a un marchado que va apoyado en los hombros de dos legionarios que han tenido que ir a recogerlo ya que le era imposible andar un paso más.

Arriba en la ermita y sin dar descanso comienza las siete revueltas, es una pendiente fortísima que nos lleva hasta Montejaque en el kilómetro 83.

En este punto comienza lo que para mi fue la parte más dura del recorrido, es el tramo de la Cueva del Gato, no se exactamente cuantos kilómetros o metros son pero se hicieron eternos, el barro hacia que cada paso que daba era una aventura, los resbalones eran constantes, y tenias que analizar que piedra o zona pisabas para no caerte barranco abajo y dar con tus huesos en el río que rugía con toda su fuerza una vez recogido todo el agua que había caído durante todo el día, más tarde me enteré que alguno estuvieron a punto de caer al río. Allí me encuentro con un marchador totalmente desfondado que no llevaba frontal, no fue capaz de seguir el paso del grupo que íbamos y se quedó atrás.

Finalizado este tramo en el Restaurante Cueva del Gato nos encontramos con un marchado que en las escalinatas se encontraba desfallecido, le damos ánimos para que continué pero el insiste en que la prueba para él ha terminado.

Antes de llegar al avituallamiento de la Cueva del Gato, y tal vez por los ánimos de un legionario que a lo lejos nos decía que éramos unos máquinas, me despisté y resbalé, no tuvo importancia pero llevaba toda la mano llena de barro, cuando llegue a la altura de este legionario me tendió la mano para pasar un puente de madera que cruzaba el río, tras pedirle a un legionario que si me podía dar un poco de agua de algún bidón para lavarme las manos me abrió una botella de agua a lo que en un principio le dije que no era necesario que fuera de la embotellada respondiéndome que no me preocupara por el agua ya que con la que tenían se podía organizar hacer otras dos pruebas de 101 km . Lavadas las manos y tras tomar un cafecito emprendemos el camino, a lo lejos vemos destellos de las luces de Ronda, se percibe en los ánimos que queda poco.

Al igual que cuando salimos del cuartel, nos encontramos con los marchadores que comienza el bucle que les llevará hasta Montejaque, con los que me cruzo comparto ánimos.

En el último avituallamiento en el Collado del Tajo en el kilómetro 95 comienza una subida que nos hace avistar el Puente de Ronda a lo lejos, tras una pequeña bajada, comienza la subida de la cuesta del cachondeo, la cuesta es eterna y en su trayecto solamente oyes el rio y el silencio de los marchadores que adelantas, solo queda hacer una cosa en estos casos, agachar la cabeza y seguir caminando esperando que la próxima vez que la levantes hayas terminado de subirla.

Ya en las calles de Ronda la alegría me hace sentirme ligero y comienzo a correr hasta la Alameda del Tajo, son las 4:50 horas y hay gente que cuando te ven llegar corriendo se asombra y te aplaude, son pocos los espectadores pero se agradece cada uno de los aplausos. Misión cumplida, para ser la primera vez he tardado 17:50 horas.



PERFIL DE LA PRUEBA




PUNTOS DE AVITUALLAMIENTO










0 comentarios :

Publicar un comentario

Este comentario está moderado por el administrador del blog, y no será publicado hasta que este no lo autorice.